diumenge, 11 de novembre de 2012

Entrevista al pare Joan Font






P. JOAN FONT, C.M.F.: “AL MISIONERO DE LA FE NADA LE ESPANTA PARA PENETRAR EN LAS DIVERSAS CULTURAS A TRAVES DEL DIALOGO”

Josep Sabaté






 La Iglesia celebra, hoy, la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, bajo el signo de la fe. “Misioneros de la fe” es el lema de esta jornada que evoca la labor evangelizadora de los misioneros y misioneras.

En esta ocasión, el DOMUND tiene un significado especial por tres referencias concretas: el 50 aniversario del inicio del Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los obispos sobre la Nueva Evangelización. En este contexto hay que situar esta jornada en la que el misionero tiene una importante labor a desarrollar  para divulgar el mensaje evangélico.

El P. Joan Font, c.m.f., rector de la parroquia de la Mare de Déu del Lledó de Valls, que ha desarrollado su labor misionera en Camerún y Brasil, en donde dirigió el Seminario Diocesano, manifiesta que “el misionero, en este Año de la Fe, tendrá que ser muy creativo en su labor pastoral y tener también una gran generosidad. El misionero de la fe tendrá que vivir la espiritualidad del Reino de una forma más intensa, abriéndose a la generosidad y disponibilidad para asumir nuevos retos y buscar respuestas a cada lugar y circunstancia”.

Ante el reto de la Nueva Evangelización, el misionero tiene que dar respuesta a numerosos interrogantes, es decir, por ejemplo, cómo pueden los misioneros ser signos creibles del amor de Dios entre los pobres y excluídos del mundo globalizado…

El P. Joan Font es tajante al respecto: “Todo ello nos obligará a una mayor implicación en medio de la pobreza y marginación de muchas familias y de la distancia que se está creando entre quienes no viven la fe que profesan y la comunidad cristiana. La Iglesia tiene que ser un signo atractivo y, de momento, para muchos, no lo es. Superar los obstáculos será una labor que demandará una dedicación constante para llegar al final. El ardor misionero es algo que quema en el corazón de quienes llevamos el anuncio del Evangelio y que tendrá que superar agresividad o indiferencia”.

En cualquier caso, el diálogo resulta imprescindible para hallar los caminos de una nueva evangelización, capaz de penetrar en las diversas culturas, argumenta el P. Font. “El misionero de la fe se lanza, confiado, a una aventura, hoy cada día más difícil, pero que, sintiéndose acompañado por el Espíritu, nada le espanta. Es necesario un diálogo imprescindible para hallar los caminos de una nueva evangelización, capaz de penetrar en las diversas culturas, tal y como explicaba ya Pablo VI en “Evangelii Nuntianti”. Y, como decía, abiertos al diálogo y a los signos de hoy”.

El P. Joan Font recuerda el testimonio del Padre Claret cuando manifestaba que era necesario estar atentos a aquello que es más urgente, oportuno y eficaz. Todo ello en el contexto de una acción social de caridad que hace creible el anuncio del Evangelio. “Este es un camino que nos permite encontrarnos con los más débiles para ser instrumentos del encuentro de las personas con Jesucristo”.

COOPERACION ECONOMICA

La jornada del DOMUND comporta una cooperación económica para atender a las necesidades de las Obras Misionales Pontificias en los territorios de misión. Estas necesidades corresponden a la construcción de iglesias, formación básica y permanente de los responsables de la pastoral, sostenimiento de comunidades religiosas…
En 2011, en la diócesis españolas, se recaudaron más de 15 millones de euros para las misiones. La archidiócesis de Tarragona, por su parte, efectuó una aportación de 115.773 euros. Estas aportaciones se distribuyen entre 116 países teniendo en cuenta que el 67 por ciento de la humanidad no conoce en profundidad el Evangelio. Queda, por lo tanto, mucha labor misionera por realizar