dimarts, 18 de novembre de 2014

LOS NIÑOS COLABORAN PARA RESOLVER LAS NECESIDADES DE LA POBLACIÓN INFANTIL

El fomento del espíritu misionero entre la población infantil es el objetivo del concurso de cuentos convocado por la delegación diocesana de misiones. 

La convocatoria se inscribe en el marco de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera cuyo lema es “Los niños ayudan a los niños”. 

Este lema convierte a la infancia en protagonista de la gran tarea de solidaridad de los niños que se ayudan entre sí ante los graves problemas de la población infantil, especialmente la salud y la educación. Ante ello, la delegación diocesana de misiones ha invitado a todos los colegios de primaria, parroquias y entidades educativas infantiles a participar en el concurso de cuentos con la finalidad incentivar los valores de la solidaridad y la cooperación entre los niños. 

Al concurso pueden presentarse niños y niñas de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años. Además, los participantes de 6 a 8 años podrán incorporar un dibujo al texto. El tema de los cuentos es “Yo soy uno de ellos”, en referencia a cómo vive el niño el espíritu de la Infancia Misionera. Cada participante podrá presentar un solo cuento, original e inédito, con una extensión máxima de un folio. Junto con el cuento, en catalán o en castellano, se hará constar el nombre del participante, edad y centro escolar, parroquia o asociación en la que participa. Los cuentos se presentarán ante la delegación diocesana de Misiones hasta el día 30 de este mes de noviembre.

SENTIDO DE LA SOLIDARIDAD

Además de atender a las necesidades más perentorias, la Obra Pontificia de la Infancia Misionera lleva a término una labor de evangelización que se realiza de una forma paralela a la acción social. La delegada diocesana de misiones, Ana González, ha explicado que “intentamos hacer cosas sencillas para motivar el espíritu misionero en los niños. Es muy importante que éstos aprendan a ser generosos desde sus donativos o que, por ejemplo, visiten con frecuencia las residencias de ancianos, lo cual permite el resurgimiento del sentido de la solidaridad”.

El concurso tendrá dos fases, diocesana y nacional. Un jurado designado desde la Escuela de Letras de Tarragona elegirá dos finalistas que recibirán un diploma de la Secretaría General de Infancia Misionera y pasarán a participar, automáticamente, en la fase nacional en la que un jurado elegirá el cuento ganador, cuyo autor recibirá un ordenador personal y verá publicada su obra en una revista. El veredicto del jurado se dará a conocer el 14 de enero. 

Por otra parte, la delegación diocesana de misiones editará un libro que recogerá los cuentos y dibujos que ayuden a los niños a entender su importante implicación en el proceso solidario de cambiar la sociedad. Los beneficios de la venta del libro se destinarán a un proyecto social misionero para niños. Los cuentos recibidos se expondrán del 1 de diciembre al 16 de enero en la biblioteca del Seminario. El día 15 de enero, en la misma biblioteca, se celebrará una fiesta para la entrega de los premios a los finalistas.  

En realidad, con la obra de la Infancia Misionera los niños se sienten protagonistas y su compromiso se convierte en vehículo de solidaridad. El concurso de cuentos se inscribe, por lo tanto, en este contexto de actividades que conducen al fomento del espíritu misionero. Con todo ello, la creatividad de la población infantil queda reflejada en esta convocatoria que viene a incentivar la cooperación y ayuda a la infancia que padece los graves problemas de la educación, la salud, la desnutrición o la drogodependencia. 

Article del Diari de Tarragona, 15 de novembre. Signat per Josep Sabaté.