diumenge, 29 de març de 2015

ES MUY FÁCIL LAVAR EL CEREBRO DE LOS NIÑOS CON EL ALCOHOL O LA DROGA”

SETMANA MISSIONERA AL BAIX CAMP

Una de les dates més importants per a la nostra delegació de missions és la celebració de la Setmana missionera. Cada any visitem un arxiprestat de la nostra diòcesi.
Setmana en la qual mitjançant visites a les catequesis de les parròquies i visites a les escoles donem a conèixer la tasca dels nostres missioners.
Per fer-ho realitat aquest any ens acompanyen dos missioners combonians: el P. Jose Rubio i el P. Antoni Calvera. Tots dos amb el seu testimoni aproparan la missió a tots aquells que hi participin. 
L’arxiprestat escollit per aquest curs 2014-2015 ha estat el del Baix Camp i serà durant la setmana del 11 al 18 d'abril.

Volem compartir amb vosaltres l’entrevista que el Sr. Sabaté, periodista i col•laborador de la Delegació de Mitjans de comunicació social del nostre Arquebisbat,  va realitzar al P. José Rubio en motiu de la presentació de la setmana missionera que realitzarem.
Aquesta entrevista ha estat publicada al Diari de Tarragona el dia 28 de març.

" ÁFRICA, UN CONTINENTE EN MOVIMIENTO

P. JOSÉ RUBIO, MISIONERO: “ES MUY FÁCIL LAVAR EL CEREBRO DE LOS NIÑOS CON EL ALCOHOL O LA DROGA”

Los recientes y sangrientos acontecimientos registrados en el norte de África han puesto de relieve, una vez más, la tensión latente en todo el continente que, en cualquier momento, puede extenderse a otros países. Hace unos días, en Roma, tuvo lugar un debate sobre la situación actual en África, un continente en movimiento, durante el cual se abordaron temas como el colonialismo, los conflictos étnicos  o la ingerencia occidental. 

Precisamente, el P. José Rubio Aguerri, miembro de los Misioneros Combonianos, organizadores de aquel debate, ha visitado Tarragona con motivo de la preparación de la semana de animación misionera que se celebrará del 11 al 18 de abril en las poblaciones del arciprestazgo del Baix Camp. El P. Rubio, durante 38 años, ha desarrollado su labor misionera en la República Democrática del Congo en donde ha vivido situaciones-límite.

El P. Rubio explica que, en estos momentos, lo más importante es dar a conocer África. “Hay que conocer los valores del continente africano. Es a través de este conocimiento que África puede salvarse, es decir, siempre que se cuente con los propios africanos. Hay que ir con ellos para avanzar y progresar”. El P. Rubio ha ejercido su pastoral en cuatro misiones: Tadu, Kinshasa, Isiro y Dungu. En ellas ha vivido experiencias con manifiesto riesgo para su vida. “Es el peligro de las guerrillas”, añade

El misionero cuenta la dramática situación que, por ejemplo, vive la población infantil. “Es muy fácil lavar el cerebro de niños y niñas a través del alcohol o la droga. Por ejemplo, niños de once años son reclutados para las guerrillas o para el trabajo en las minas, para la extracción de coltán. Los chiquillos entran en auténticos agujeros para arrancar el mineral”. Éste,  actualmente, constituye la principal riqueza para la República Democrática del Congo. El coltán es un mineral muy escaso en la naturaleza, resistente al calor y a la corrosión, y del cual se extrae el tantalio. Este mineral tiene capacidad para almacenar carga eléctrica temporal y liberarla cuando se necesite. De ahí su extraordinaria importancia para las comunicaciones de la era digital, como teléfonos móviles, ordenadores, televisores o cohetes espaciales.

SALVAR ÁFRICA

Se calcula que la república del Congo cuenta con el 80 por ciento de las reservas mundiales del mineral por cuya extracción compiten los intereses políticos y de las grandes empreses multinacionales. Todo ello en perjuicio de la población congoleña. El P. Rubio manifiesta que “en este contexto, la obra de la Iglesia no puede ser otra que la del desarrollo integral de la población. Hay que salvar África por medio de África, dando la máxima confianza a los laicos. La labor del misionero constituye una forma de demostrarles que Dios les ama y que por eso estamos ahí”.

En el desarrollo integral de la población, la enseñanza constituye un elemento primordial para los misioneros. “Basta señalar que las aportaciones económicas del gobierno belga para el mantenimiento de las escuelas se efectúa a través de Cáritas, organismo que ahora se encarga de pagar las mensualidades a los maestros que, en ocasiones, se pasaban meses sin cobrar”. 

La estructura pastoral de los misioneros se fundamenta sobre las parroquias que a través de las comunidades de base desarrollan su labor. “Durante mis 38 años en el Congo me he sentido útil predicando el Evangelio entre los pobres, lo cual me ha enriquecido. Ha sido más lo que he recibido que lo que he dado”, concluye el P. José Rubio. 


Josep Sabaté"

Diari de Tarragona, Religió, 28-04-2015

També podeu visualtizar l'entrevista de Helder Moya en l’espai «La Radiogràfia» al P. Jose Rubio que va realitzar pel mateix motiu de presentació de la setmana missionera a l'arxiprestat del Baix Camp.