dijous, 11 de febrer de 2016

La Iglesia misionera y los enfermos de lepra

Festividad Nuestra Señora de Lourdes 

Hoy 11 de febrero celebramos este día tan especial, por ello recordando uno de los mensajes que la Virgen dió a una niña llamada Bernadette (Bernardita) Soubirous, sobre la misericordia infinita que debemos tener para los pecadores y para el cuidado de los enfermos, compartimos una noticia de OMP-Press Roma sobre el servicio misionero con los enfermos.

"Ayer, último domingo de enero, se celebraba la Jornada Mundial de los Enfermos de Lepra. La Iglesia misionera posee una larga tradición de cercanía y asistencia a estos enfermos, a menudo abandonados incluso por sus propios familiares, y siempre ha estado a su lado, además de llevarles cuidados médicos y atención espiritual. En muchos países todavía es grave la discriminación que sufren estos enfermos, porque la creencia de que la lepra no se puede curar y por las tremendas mutilaciones que provoca.

Según los datos del último “Anuario Estadístico de la Iglesia”, la Iglesia católica gestiona en el mundo 611 leproserías. Por continentes: en África 201, en América 59, en Asia 328, en Europa 22 y en Oceanía 1.

Las naciones que cuentan con el mayor número de leproserías, a cargo de instituciones de la Iglesia, son: en África: República Democrática del Congo (30), Madagascar (25), Sudáfrica (23); en América del Norte: Estados Unidos (2); en América central: México (11); en América central-Antillas: Haití (3); en América del Sur: Brasil (21), Perú (4), Ecuador (4); en Asia: India (253), Indonesia (25), Vietnam (14); en Oceanía: Papúa-Nueva Guinea (1); en Europa: Alemania (16), España (3), Italia (1), según datos de la Agencia Fides.

El último domingo de enero, que este año cae el día 31, se celebra la Jornada Mundial de los Enfermos de Lepra, instituida en 1954 por el escritor y periodista francés Raoul Follereau, definido “el apóstol de los leprosos”, que luchó contra toda forma de marginación y de injusticia. Esta 63 edición tiene el lema: “Vivir es ayudar a vivir”. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año más de 213.000 personas, muchas de ellas menores, contraen esta enfermedad. La lepra, que tiene cura, tiene como causa principal la pobreza y la falta de servicios sanitarios. No se conoce con exactitud el número de enfermos de lepra en el mundo, sobre todo porque algunos Estados ocultan la presencia de esta enfermedad en su territorio. Aún así es un problema sanitario importante en varios países de África, de Asia y de América Latina.

El Papa Francisco, al finalizar el Ángelus, recordaba este día especial: “Se celebra hoy la Jornada mundial de los enfermos de lepra. Esta enfermedad, aunque esté disminuyendo, todavía golpea sobre todo a las personas más pobres y marginadas. Es importante mantener viva la solidaridad con estos hermanos y hermanas que han quedado inválidos como consecuencia de esta dolencia. A ellos les aseguramos nuestra oración y nuestro apoyo a cuantos les ayudan. Laicos, hermanas y sacerdotes valientes”.

OMPRESS-ROMA (1-02-16)