dijous, 17 de març de 2016

Hablar de los cristianos no está de moda

“Los desafíos del periodismo en tiempos de Francisco” y el Beato Lolo

Nos parece muy interesante compartir con todos vosotros esta noticia en estos días en que quizás no se ha dado mucha repercusión periodística a la matanza en Yemen de cuatro misioneras pertenecientes a la congregación de las Misioneras de la Caridad. Hablar de los cristianos no está de moda, pero eso no significa no hablar de ellos y de las injusticias que están ocurriendo a causa de la fe. 

"El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede, intervenía el pasado sábado 5 de marzo en el Congreso que la Unión Católica de Prensa italiana ha organizado en la localidad de Matera. El título, “Los desafíos del periodismo en tiempos de Francisco”, animó al cardenal a recordar una frase del mismo Papa en el número 53 de su Evangelii Gaudium: “No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa”. Más allá de los slogans y las ideologías, decía el cardenal, hay una búsqueda que llevar a cabo en el espacio público para difundir lo que es humano y denunciar lo que, por el contrario, es deshumano.

Fue en esta intervención cuando el Secretario de Estado recordó y puso como ejemplo de compromiso periodístico a un beato muy de las Obras Misionales Pontificias de España. “El 12 de junio de 2010 la Iglesia ha proclamado beato al primer periodista laico, Manuel Lozano Garrido, más conocido como ‘Lolo’. Viviendo en tiempos de la guerra civil española, cuando ser cristiano significaba arriesgar la vida, con su máquina de escribir no dejó de contar la verdad. A pesar de la enfermedad que lo obligó a vivir 28 años en una silla de ruedas, nunca dejó de amar la profesión. Escribió miles de páginas inspiradas por la fe: ‘Tráete la máquina de escribir, métela debajo de la mesa, para que así el tronco de la Cruz se clave en el teclado y eche allí mismo sus raíces’. En su ‘Decálogo del periodista’ sumamente actual y útil, recomienda a los trabajadores del papel impreso pagar ‘con moneda de franqueza’, trabajar ‘el pan de la limpia información con la sal del estilo y la levadura de lo eterno’, y no servir ‘ni confitería ni plastos fuertes: sirve mejor el buen bocado de la vida limpia y esperanzadora’”.

Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, destacó por su compromiso periodístico, plasmado también en su vinculación a las Obras Misionales Pontificias, especialmente a través de su vivencia como enfermo misionero, de cuya experiencia dio cuenta en numerosos artículos aparecidos en las publicaciones de las Obras Misionales.
OMPRESS-ITALIA (11-03-16)