dissabte, 28 de maig de 2016

Diálogo: Misión y cooperación

DEBATE EN REUS SOBRE EL DIÁLOGO NORTE-SUR ENTRE MISIONEROS Y COOPERANTES

ISABEL CORREIG, MISIONERA: “ÁFRICA ES EL PARIENTE POBRE Y OLVIDADO DE EUROPA”

"El diálogo Norte-Sur desde la perspectiva de los misioneros y de los cooperantes va a ser objeto de un debate que se celebrará el próximo día 2 en el Centre de Lectura de Reus. El propósito de esta jornada es suscitar el interés por la colaboración entre dos realidades muy lejanas físicamente pero, a la vez, cercanas y presentes en diversos ámbitos de nuestra sociedad.

En realidad, la delegación diocesana de misiones, organizadora del debate, pretende dar respuesta a la gran pregunta: ¿por qué se realiza la labor misionera y qué sentido tiene este trabajo? Se trata, por lo tanto, de efectuar una interpelación para el diálogo que permita la movilización entre la ciudadanía en favor de la interacción social, la relación intercultural o el acercamiento a la espiritualidad que impregna de sentido la vida cotidiana. La lucha contra la marginación, la pobreza o la indignación ante las injusticias y, a la vez, la alegría cristiana con una iglesia abierta a la diversidad, a la mística y al compromiso de los jóvenes, son elementos constituyentes de este diálogo entre las dos partes de una realidad solidaria, es decir, la misión y la cooperación.

En el debate participarán Maria Isabel Correig, misionera diocesana en Kinshasa (Congo), fundadora de “Ekolo ya Bondeko” (Pueblo de la Fraternidad), y José Carlos Rodríguez, teólogo y periodista que actualmente trabaja para Naciones Unidas en centroáfrica. El debate será moderado por la periodista Sara Sans, presidenta de la demaración tarraconense del Colegio de Periodistas. El debate se iniciará a las 19,30 h. en las dependencias del Centre de Lectura. 

Vocación de frontera

El debate plantea, en concreto, una vocación de frontera, es decir, se da esta situación cuando la vocación es la razón por la cual se implica la propia vida en favor de los demás mientras que la frontera es el lugar de riesgo, de peligro, de límite y, también, de unión. De ello, precisamente, puede hablar, con conocimiento de causa, la misionera Maria Isabel  Correig quien lleva más de 43 años en el Congo.

María Isabel Correig inició su apostolado en Kinshasa, en la comunidad de un barrio marginal. Posteriormente, se trasladó a la selva, a la provincia de Bandundu para regresar, posteriormente, a Kinshasa en donde fundó “Ekolo ya Bondeko”, un movimiento misionero para anunciar el Evangelio entre las comunidades marginales. El movimiento está formado por 120 miembros y cuenta con un centro de acogida y con equipos de búsqueda de personas excluídas socialmente. Desde que se inició este movimiento en 1985, 1.200 personas han abandonado su situación de marginación.

Maria Isabel Correig manifiesta que África es el continente olvidado, desconsiderado. “África es todavía el pariente pobre, olvidado y marginado. Cuando vengo a Europa, veo que los medios de comunicación o bien no hablan de África o dan casi siempre una imagen bien negativa, es decir, hambre, guerras, luchas tribales... No obstante, yo puedo decir que esta misma África me ha ayudado a descubrir ciertos valores que no encuentro en nuestro mundo occidental. Creo, sinceramente, que la capacidad de relaciones de los africanos es una fuente de inspiración y de esperanza para todo el mundo”. 

Aunque las motivaciones de fondo que llevan a los cooperantes y a los misioneros a dedicar su vida a los más necesitados pueden no ser siempre las mismas, lo cierto es que su tarea no sólo es complementaria sino similar: ofrecer su dedicación a los demás. La unión entre estos dos colectivos constituye un elemento más para que el diálogo Norte-Sur sea realmente fructífero."

Artículo firmado por Josep Sabaté, Diari de Tarragona, página religión, 28-05-2016