dimarts, 16 d’agost de 2016

"Olvidamos ser agradecidos, olvidamos siempre lo esencial"

Amigos de los martes:

Algún rato que he tenido ocasión me he entretenido viendo algunos participantes de los actuales Juegos Olímpicos. Como siempre, admiro la capacidad que cada una y uno poseen, especialmente, en la competición de gimnasia artística que tanto admiro y que tanto me apasiona. ¡Qué maravilla, qué elegancia y qué bello es ver la capacidad de movimiento y sincronización que puede llegar a tener el cuerpo humano…!

Mi situación física no tiene nada que ver con la que estas y estos jóvenes poseen; ¡menuda diferencia! Curiosamente, desde hace un par de días, el dolor, la poca movilidad y la escasa fuerza de uno de mis hombros me hacía pensar en estos deportistas. Reflexionaba, en lo que podría significar para alguno de ellos, el deterioro de alguna de sus extremidades. Cómo llegaría a cambiar el rumbo de su vida…

Esta respuesta de un joven gimnasta a una periodista veterana, que leí hace unas semanas, me ha hecho meditar. La recordaré, sin duda, varios días:

“¿Cómo crees que reaccionarías si, a causa de una lesión, estas Olimpiadas en Brasil fuesen las últimas?”

“Está muy claro; daría gracias a Dios por la salud que me ha acompañado hasta el día de hoy, durante toda mi vida”

Cuántas cosas llegamos a desear, a anhelar, a soñar…  sin embargo, olvidamos ser agradecidos, olvidamos siempre lo esencial.

Un fuerte abrazo,
Càrol García Murillo