diumenge, 22 de gener de 2017

Jornada Nacional de la Infancia Misionera, la ayuda recíproca entre los niños del mundo

Este domingo se celebra la Jornada Nacional de la Infancia Misionera, este año bajo el lema «Sígueme».

La Obra Pontificia de Infancia Misionera lleva más de 170 años dedicada a formar a los niños en la universalidad de la misión y en la necesidad de dar a conocer el amor de Jesús; iniciarles en el desprendimiento y la generosidad, llamar la atención sobre los niños que sufren el hambre y las deficientes condiciones sanitarias y de salud, las carencias educativas, las situaciones de guerra y conflictos armados, la esclavitud laboral, el abandono social o la explotación sexual.

Esta institución de la Iglesia promueve la cooperación espiritual mediante el ofrecimiento del testimonio de la propia vida cristiana, la oración y pequeñas renuncias por las misiones; la cooperación material a través de la «ofrenda misionera», en la que se materializa la ayuda económica que aportan los más pequeños; y la cooperación voluntaria en servicios misioneros, colaborando en todas las actividades misioneras que lleva a cabo Infancia Misionera.

Durante todos estos años, y sin hacer discriminación de raza, cultura o nación, los niños de la Infancia Misionera han prestado ayuda a millones de niños de todo el mundo para su alimentación, su vestido, su salud, para la protección de sus vidas y educación escolar y, sobre todo, para su nacimiento, crecimiento y maduración en la fe y la vida cristiana.

Infancia Misionera es, en definitiva, una Obra del Papa que promueve la ayuda recíproca entre los niños del mundo y forma, dentro de la Iglesia, una red de solidaridad universal cuyos principales protagonistas son los niños que se convierten en pequeños misioneros.

Formación y ayudas

En la Hoja Dominical del Arzobispado de Tarragona, de este domingo, se distribuye un suplemento editado por la Delegación Diocesana de Misiones, en el que se incluyen las palabras del papa Francisco, en la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia, y una amplia información sobre la organización y labor que desarrolla Infancia Misionera. 

La obra Pontificia de la Infancia Misionera se convierte, por tanto, en un campo de acción primordial para la Iglesia, que es además un vivero de vocaciones misioneras. De ahí el lema de la jornada de este año: «Sígueme».

Gracias a la generosidad de los niños de todo el mundo reunidos –en el Fondo Universal de Solidaridad de la Obra de Infancia Misionera– el 2015 se recaudaron y enviaron un total de 16.939.649,13 euros, para el sostenimiento de 2.795 proyectos de ayuda a la infancia de los territorios de misión. De estas ayudas, el 59,73% se destinó al continente africano; del 33, 92% se benefició Asia; el 3,25% fue para América; el 2,64% a Oceanía y el 0,46 % a Europa. 

Los niños, mediante sus padres y familiares, sus educadores y tutores aportan sus donativos a Infancia Misionera ES 2100 0272 38 0100640953.

Exposición en el Palau Bofarull de Reus

En este contexto, desde la Delegación Diocesana de Misiones de Tarragona, se muestra del 13 de enero al 11 de febrero, la exposición «Dakar 2017: Fer, refer, fer reviure... Esperança», instalada en el Palacio Bofarull de la c/Llovera nº 15 de Reus. Pone de manifiesto como un pequeño proyecto puede generar pasos transformadores, en niños y jóvenes, en el barrio de Grand Yoff, donde viven desde 1992 los Hermanos de Taizé."
Joan Boronat, Diari de Tarragona, sábado 21 de enero de 2017